Poemas de Zacarías Espinal:

Agonías de Distancia

Ojos de kandelis… y de gemas,

como Nebraskas de ultramar, felinos,

desnudan avideces hukelinos
con el opio de todos los poemas.

L. y H. de ag-agent… emblemas

17 de Aská, Krelim de okinos:
vertidos de Hara-dam en mortecinos

kaleidoscopios de udarán zemas…

detiene Utilio su tritón: Evencio

como histérico juat, en el silencio

armoniza con Tell… Horan recelos:

Kologs-Lys desfallece con Critéa,

mientras tus ojos de rímel y tea

suprimen la ignorancia de los cielos.

 

Soneto

Junto al bárako euferio que apelista

la diápesis narcótica de Hicrea

reponza su emperámica Hitorbea

la funcia de Kra-Zoma panevista.

 

Zigia-20, -Zele-, Kraminea Hitea

Karma Ozoramia de akelión panista

que frunge de aponema panteísta

en zacos de ankoroma y Galilea

 

¡Oh! Hiberazuima de Akirón- Retencio,

los ásperos responsos del silencio

en áulicos aneikos de Kauteja;

 

Hiperamant narcómana te inflija

como un kromelio de tebaida vieja

en la noche boreal de tu sortija.

 

La jitanjáfora es un enunciado lingüístico constituido por palabras o expresiones que en su mayor parte son inventadas y carecen de significado en sí mismas. En una obra literaria, su función poética radica en sus valores fónicos, que pueden cobrar sentido en relación con el texto en su conjunto.

 

Hosco y meditativo, bajo el Heskión de Ikana,

añorando aduneidas de Oalathia Valkonesa,

auspició el palimpsesto de Strnnik Taaloneda,

Gregorio Efimoth, el gricha de Hipolama.

 

Zacarías Espinal (San Cristóbal, República Dominicana, 1901 – Santo Domingo 1933) Poeta dominicano. Dejó una obra singular y breve, debido a que falleció a los 32 años. Su estilo, aunque apegado a la tradición modernista, especialmente a Julio Herrera y Reissig, propugna por una extrema libertad, llegando a abolir el concepto, el significado, zacariasy a inventarse palabras. Siempre en busca de nuevos efectos sonoros recurre a “palabras extrañas”, nombres de “deidades o ciudades budistas, como persas o griegas”, según afirma su recopiladora Ligia Espinal de Hoetink, y a otras de su propia invención, creando el tipo de poemas que Alfonso Reyes denominó “jitanjáforas” (cuya definición se encuentra un poco más arriba), al criticar el procedimiento usado por el poeta cubano Mariano Brull. Como ha dejado constancia Max Henríquez Ureña, Zacarías Espinal se adelantó a Mariano Brull en la creación de este juego idiomático. Se declaró Vedrinista, un movimiento literario dominicano creado por el poeta modernista Vigil Díaz, al cual pertenecieron sólo él y Zacarías Espinal, como una reacción al excesivo realismo que los Postumistas, otro movimiento literario creado por Domingo Moreno Jimenes, en el cual participaron además Andrés Avelino y Rafael Augusto Zorrilla, habían introducido en la poesía dominicana. Su obra consta de sonetos, uno que otro poema versolibrista y algunos poemas en prosa. Era adicto a la morfina. Su muerte ocurrió en Santo Domingo el 24 de septiembre de 1933, debida a una sobredosis de morfina, y provocó manifestaciones de duelo entre sus admiradores, que veían en él a un representante de los simbolistas franceses y de las escuelas europeas de vanguardia. Al mismo tiempo, como su obra literaria, era un individuo lleno de ocurrencias, y aún hoy día son famosas las anécdotas sobre su vida en su ciudad natal.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s